menu bar
close-grey

Preparación para el cumplimiento del Reglamento EUDR: Lo que deben saber los fabricantes de alimentos y bebidas

Posted: Nov 23, 2023 8 minute read Ian Suwarganda

Pronto empezará la cuenta atrás para la puesta en marcha del último reglamento de la Unión Europea destinado a reducir la deforestación vinculada a la producción de materias primas y que afecta a las cadenas de suministro que entran o salen del bloque comercial. Faltando más de 18 meses para que entre en vigor el Reglamento contra la Deforestación de la UE (EUDR, por sus siglas en inglés), las empresas deben prepararse para unas medidas de diligencia debida reforzadas que les obligarán a rastrear las materias primas hasta su origen, lo que puede causar quebraderos de cabeza a los fabricantes de alimentos y bebidas.

Los analistas han señalado el riesgo de que aumenten los costes para cumplir los requisitos de cumplimiento, que podrían aumentar en proporción a la complejidad de sus cadenas de suministro, por no mencionar el tiempo y los gastos necesarios para encontrar y elegir a nuevos proveedores si los actuales no pueden cumplirlos.

Las empresas más pequeñas con recursos limitados pueden tener que invertir en trazabilidad o en arquitectura de datos, que podría ser necesaria para asegurar el cumplimiento de la normativa. Aunque las grandes empresas suelen estar mejor preparadas, con un conocimiento más detallado de sus cadenas de suministro, el tamaño y la complejidad de sus operaciones de abastecimiento también pueden plantear nuevos retos. Trabajar con diversas cadenas de suministro que incluyen muchos proveedores directos e indirectos significa que será necesario identificar y gestionar una enorme cantidad de datos de alta calidad sobre la cadena de suministro, junto con sólidas estrategias de abastecimiento y adquisición que aborden los próximos requisitos de diligencia debida.

¿Está preparada su cadena de suministro?

La buena noticia para los fabricantes de alimentos es que muchas empresas de materias primas llevan años desarrollando su enfoque para abordar la deforestación en sus cadenas de suministro, lo que las sitúa en una posición sólida para navegar por las cambiantes corrientes normativas. La Hoja de Ruta del Sector Agrícola lanzado en la COP27 marcó el compromiso de los comerciantes de productos agrícolas de detener la deforestación y reducir las emisiones derivadas del cambio en el uso de la tierra en sus operaciones, en consonancia con el Acuerdo de París, cuyo objetivo es limitar el calentamiento global a 1,5oC.

En la última década o más, la industria del aceite de palma ha dado pasos significativos para erradicar la deforestación de sus cadenas de suministro. Aunque queda trabajo por hacer, el esfuerzo de toda la industria está dando sus frutos. Los datos de Trase Insights muestran que la deforestación vinculada a la producción de aceite de palma en Indonesia, el mayor productor mundial de aceite de palma, se encuentra en su nivel más bajo desde hace una década, justo en un momento en que la producción de aceite de palma no ha dejado de aumentar.

Golden Agri-Resources (GAR) apoya la intención de la legislación que pretende garantizar que las materias primas históricamente vinculadas a la deforestación, incluida la palma, se produzcan de forma sostenible. Durante más de una década, este ha sido el enfoque del programa de sostenibilidad de GAR, comenzando con nuestra Política de Conservación Forestal establecida en 2011, y seguida por la Política Social y Medioambiental de GAR en 2015, que amplió nuestro compromiso de proteger los bosques que contienen zonas con elevadas reservas de carbono (HCS) y de alto valor de conservación (HCV) en nuestra cadena de suministro por terceros, así como en nuestras propias operaciones.

A finales de 2022, logramos conservar casi 80 mil hectáreas de bosques en nuestras propias plantaciones. Pero nuestro trabajo de conservación va más allá. Además de trabajar en nuestras plantaciones, hemos colaborado con las comunidades locales para conservar 43.000 hectáreas de bosques y hemos apoyado los esfuerzos de conservación de nuestros proveedores para proteger otras 120.000 hectáreas.

¿Qué significa esto para los fabricantes?

Los detalles de la aplicación del Reglamento EUDR están aún en fase de desarrollo. Sobre la base de lo que sabemos hoy en día, existe la preocupación de que la responsabilidad del cumplimiento de los requisitos recaiga sobre los productores al recopilar, analizar y compartir los datos relacionados con la producción de palma antes de su expedición. La cadena de suministro del aceite de palma está notoriamente fragmentada e implica a millones de pequeños agricultores: más de 2,6 millones solo en Indonesia. Recopilar información detallada de estos agricultores es todo un reto y existe un riesgo real de que, para lograr el cumplimiento del Reglamento EUDR, los compradores simplemente eliminen a los pequeños agricultores de su cadena de suministro para que la trazabilidad de su suministro hasta el origen sea una tarea más sencilla.

A medida que vaya surgiendo más información sobre la aplicación del Reglamento EUDR en los próximos meses, los fabricantes de alimentos y bebidas deberían empezar a analizar su grado de preparación y el de sus proveedores para cumplir la normativa en tres ámbitos fundamentales:

Geolocalización:

El primer paso es comprender y demostrar de dónde proceden las materias primas. Los fabricantes de alimentos y bebidas tendrán que asegurarse de que los proveedores puedan facilitar datos que relacionen los ingredientes con el terreno en el que se cultivaron. Para ello es necesario el compromiso de toda la cadena de suministro y, en particular, de los pequeños agricultores, a fin de garantizar que puedan seguir formando parte de cadenas de suministro sostenibles.

La inversión temprana de GAR en trazabilidad hasta la plantación (Traceability to the Plantation, TTP) desde 2016 y nuestro trabajo con socios como el proveedor indonesio de agrotecnología Koltiva significa que ya tenemos muchos puntos de geolocalización que pueden ayudar a cumplir estos requisitos, tanto para nuestra empresa como para proveedores externos. Hasta la fecha, hemos logrado un 98% de TTP para nuestra cadena de suministro de palma, lo que respaldará nuestra capacidad de proporcionar datos relevantes sobre el origen de nuestro aceite de palma.

Sigue habiendo dudas sobre qué formatos y normas exigirá la UE para compartir estos datos de geolocalización. En Indonesia, y en otros países productores de palma, existe preocupación por compartir las coordenadas GPS y los datos cartográficos con respecto a la protección de la intimidad de los agricultores y los propietarios de los terrenos. Los productores tendrán que buscar soluciones como la anonimización de datos para ayudar a afrontar estos retos.

Riesgo de deforestación:

El siguiente paso es proporcionar puntos de datos para evaluar el riesgo de deforestación, demostrando que la zona de la que proceden los productos no se deforestó después de la fecha límite del 31 de diciembre de 2020. Los esfuerzos por cartografiar y comprender las cadenas de suministro a través de iniciativas como TTP significan que empresas como GAR pueden ofrecer un seguimiento exhaustivo del cumplimiento de los compromisos de sostenibilidad, incluida la aplicación de las políticas de No Deforestación, No Turba y No Explotación (NDPE, por sus siglas en inglés). Esto se suma a los esfuerzos proactivos para identificar los riesgos de deforestación activa mediante servicios de seguimiento por satélite.

Cuando no se disponga de datos, los productores de palma tendrán que demostrar que aplican medidas de mitigación. GAR siempre ha adoptado un planteamiento de «hacer y luego compartir» para crear cadenas de suministro sostenibles. Aplicamos las nuevas prácticas y políticas en nuestras propias operaciones antes de trabajar con nuestros proveedores para que apliquen estos métodos a sus propias operaciones. Esto incluye apoyar a cientos de miles de pequeños agricultores en su propio camino hacia la sostenibilidad.

Legalidad:

Por último, las empresas deben asegurarse de que las materias primas que utilizan cumplen toda la legislación aplicable vigente en el país de producción. Esto abarca desde garantizar a los productores el derecho legal a cultivar en sus tierras, hasta los derechos laborales y las disposiciones de protección medioambiental.

El requisito de legalidad preocupa especialmente a los pequeños agricultores. La realidad en la cadena de suministro del aceite de palma y otras materias primas agrícolas a pequeña escala es que los pequeños agricultores no disponen de un departamento jurídico que garantice el cumplimiento actualizado de la normativa sobre derechos de propiedad de la tierra, medio ambiente y trabajo. La mayoría de los pequeños agricultores tendrán poca o ninguna capacidad para proporcionar a las empresas en Europa el documento legal necesario.

En lugar de excluir a los pequeños agricultores de la cadena de suministro y limitar el acceso a las bases de abastecimiento, las empresas tienen un interés moral y comercial en invertir y mitigar cualquier riesgo de los pequeños agricultores. Por ejemplo, los clientes de GAR cofinancian el ya mencionado programa Sawit Terampil, que ayuda a los pequeños agricultores a conseguir llevar a cabo su trabajo de manera legal y certificada.

El último obstáculo para los productores y comerciantes de materias primas, una vez identificados y verificados los puntos de datos de diligencia debida, es cómo compartir estos datos con las empresas que utilizan sus productos. El objetivo es proporcionar datos de diligencia debida con solo pulsar un botón, para agilizar el cumplimiento de los productores con múltiples insumos y proveedores. GAR está trabajando con expertos en plataformas digitales para desarrollar la tecnología necesaria para que las empresas puedan acceder a puntos de datos de alta calidad a nivel de expedición.

 

Escrito originalmente por Ian Suwarganda para Food & Drink Manufacturing UK. Este artículo se ha vuelto a publicar aquí con autorización.

fb twitter linkedin mail